Cacaolat caliente

Tres chicas se sientan en una mesa de bar y calientan sus manos alrededor de la taza de cacaolat caliente (a falta de tazones de colacao con azúcar y leche hirviendo, buenos son los sucedáneos que te hacen sentir como un niño que merienda chocolate por las tardes). La tercera que es la última en llegar pero en realidad es la segunda y la primera en perseverancia, se sienta al mismo tiempo que pregunta: “¿Y qué os contáis?”. La primera, que es la primera porque desde bien pequeña parapeta y parapeta, dice “Aquí estamos, hablando de la vida”. En realidad, no está muy claro que hablen de la vida, si por vida no se entiende lo repelente que puede llegar a ser el encontrarte un excremento canino en el buzón de tu casa.  No, definitivamente, eso no es la vida.

Después, no se sabe muy bien cómo, se enzarzan en hablar de horarios, deberes, de lo genial que sería apuntarse a clases de baile, del partido del sábado, de la propuesta del jefe y de lo cara que está la gasolina y de “esoyoyalodijeantes”. Y la tercera, que es la tercera porque llegó la última y porque eso significa ser la pequeña, las escucha mientras piensa que la vida sin la primera ni la segunda sería infinitamente peor que un excremento canino en el buzón de tu casa. No, definitivamente, eso no sería vida.

2 pensamientos en “Cacaolat caliente

  1. Sirve para mucho, para tantas cosas que no cabrían en este espacio, “porque ser la tercera, por haber llegado la última y eso significa ser la pequeña” y con ese don para manejar palabras, para hacerlas tan bonitas juntas y para expresar lo delicioso que puede ser tomar un cacaolat caliente, cualquier tarde de otoño, mientras que sean tres chicas la que lo disfruten…
    Gracias.

  2. Creo que también tengo algo que comentar: coincido en que a veces eres consciente de que tocas con las puntas de los dedos la felicidad… se respira en el ambiente, ese halo de intimidad aunque estés rodeado de gente, esa luz cálida que envuelve, nuestras caras, nuestras sonrisas… de repente hay un silencio…. es la felicidad que nos ha hecho callar… las tres nos dimos cuenta… pero rápidamente seguimos conversando, como si nada, por que sabemos que esa magia la conseguimos a menudo, sólo falta el cacaolat como excusa..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s