¿Y SI improvisas?

Si aplasto el órgano laberíntico

que ni el hilo ni la soga acallan.

 

Si supero el arco límbico

del vacío que te atrapa.

 

Si siento el roce, coma etílico,

de la pausa entre tu dedo y la almohada.

 

Si cruzo el río agnóstico

y alcanzo la otra orilla, de orquídeas y amapolas sin morralla.

 

Si digo ¡basta! y no me acallas

y no me atrapas en un confín diminutivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s